Tienda online de cosmética biológica certificada

Características:

La piel grasa se distingue por su mayor espesor, la dilatación de los poros y el exceso de secreción sebácea. Su aspecto es untuoso y brillante. Con frecuencia se aprecian puntos negros y espinillas debido a la tendencia natural a la formación de impurezas. Puede presentarse a cualquier edad, aunque es más típica en la adolescencia debido a los cambios hormonales.

Modo de tratarla: TRATAMIENTO EQUILIBRANTE

Higiene:

  1. Limpiar 2 veces al día con agua templada y jabón limpiador suave, la espuma facial limpiadora elimina las impurezas, hidrata y retira sin agredir el exceso de sebo de la piel.

  2. Tonificar 2 veces al día, después de la limpieza profunda de la piel con la espuma facial utilizar el agua de Hammamelis como tónico. La flor de Hammamelis es astringente y bactericida. Regula la producción de grasa, afina los poros y suaviza el enrojecimiento. Después de la limpieza aplicar la crema equilibrante antioxidante.

  3. Exfoliar 2 veces por semana, exfoliar la piel grasa con la exfoliante facial de oliva. Los gránulos del hueso de la oliva limpian los poros con eficacia, eliminan el sebo y las células muertas proporcionando a la piel una luminosidad inmediata. El aceite de oliva y aguacate aportan una rápida regeneración celular y dejan la piel con un tacto sedoso al instante.

  4. Mascarilla 2 veces por semana, después de la exfoliación, aplicar la mascarilla purificante. Formulada con ingredientes naturales y vegetales, esta mascarilla tiene unas propiedades hidratantes y purificantes, ejerciendo un efecto de limpieza profundo en la piel, eliminando puntos negros y exceso de grase sin producir efecto rebote. La manzanilla y sus extractos calman la piel ejerciendo un efecto cicatrizante en pieles delicadas, cansadas e irritadas.

Cura cutánea nocturna: Pulverizar sobre la piel del rostro, cuello y escote agua de rosas y agua de hammamelis. A continuación aplicar unas gotas de aceite de Jojoba ejerciendo un suave masaje hasta su absorción. El aceite penetra en le piel sin dejar rastro aceitoso. Se esparce con facilidad ya que el aceite de jojoba no es una grasa sino una cera líquida, la piel queda suave, tersa e hidratada. Se esparce con facilidad aportando hidratación y evitando su pérdida.